Eva: Dijeron que llamarían si hubiera un problema. No llamaron. Sí hubo un problema.

Easy HPV Test

Eva lleva cinco años libre de síntomas. Se puede decir que se recuperó del cáncer. Mucha gente conoce su historia de las revistas, la televisión, sus charlas, o el libro que escribió sobre el caso. Nunca trató su recuperación de cáncer de cérvix como asunto privado, lleva siete años publicando sobre el tema, y comenzó una activa campaña de educación sobre el cáncer en mayo, en colaboración con Neumann Labs. Ahora será ella quien contará el calvario de su enfermedad en nuestra página web, en varias partes.

Justo el jueves, antes de haber empezado a escribir estas líneas, me preguntaron en una entrevista televisiva si tenía miedo de que la gente me vea como débil. Me sorprendió la pregunta, aunque no era sin base. La mayoría de la gente trata de ocultar las enfermedades cancerosas ya que, según ciertos prejuicios, la enfermedad señala debilidad.

Comprar

Jamás me pregunté si parezco débil a otras personas. Tuve períodos de altos y bajos muy fuertes. Muchas veces me hubiese gustado agarrar toda la atención publicitaria, encerrarla en una botella, correr muy lejos y arrojarla para nunca verla más. Sin embargo, no me arrepiento de haber comenzado a escribir sobre mi enfermedad desde el primer instante, prácticamente desde el día del diagnóstico.

Mi calvario es una historia que suele malinterpretarse. Nunca fui la mujer joven e irresponsable, que no se cuida. Aunque la verdad es que, a finales de mis veintes, jamás se me pasó por la mente que pudiera tener cáncer. Jamás.

Comprar

Iba regularmente al consultorio con mi problema de siempre: flujo con mal olor. Me prescribieron antibióticos con regularidad, lo que resolvía el problema por un tiempo, y luego aparecía de nuevo. Jamás escuché mencionar el examen VPH, aunque sí pensé una vez – después de asistir múltiples ocasiones – que no estaría mal hacer un estudio de prevención de cáncer.

Así que fui al examen. Estaba súper tranquila, no tenía miedo. Recién cumplía veintiocho, ¿cómo voy a tener cáncer? Ni se me pasó por la mente la palabra. Terminé olvidándome del examen, ya que me dijeron que llamarían si hubiera algún problema. Pero no llamaron. Y yo seguía con mi vida. Un par de semanas después apareció algo peor que el flujo desagradable – un sangrado muy intenso, que claramente no era mi regla. Me asusté muchísimo, decidí no volver al consultorio, sino llamar un amigo de inmediato (que desgraciadamente ya no vive), quien tenía un amigo de la infancia ginecólogo, quien me recibió de manera urgente en su consulta privada. Fue muy amable, y me calmó después de examinarme: “Quédese tranquila señorita, usted es demasiado joven para el cáncer.” Ya lo sé, pensé yo, ¿pero qué está pasando entonces?

Comprar

Dijo que se trataba de una fea herida cervical, que no desaparecería con un solo tratamiento, pero le haría un tratamiento desinfectante, y me dijo que volviera de nuevo. Él tampoco mencionó el examen de VPH, pero si le mencioné que acababa de tener un examen preventivo de cáncer, que se suponía que salió negativo, ya que no llamaron del consultorio. Me tranquilicé. Después de un tiempo volví a otra sesión desinfectante, pero el sangrado no desapareció del todo. Pasó el verano, y empecé a tener un muy mal presentimiento. No sabía de dónde venía, parecía emanar desde la parte posterior de mi cráneo, e irradiaba para abajo, hacia mi cuerpo entero. Una sensación difícil de describir, parecida al miedo.

Sabía que algo iba muy, muy mal conmigo, algo siniestro me estaba pasando. Ya no solo iba donde el doctor para desinfectarme, tomaba baños con sal, sesiones de acupuntura y masajes de pie, además de buscar todo tipo de brujerías, a ver si encontraba la verdad. Pero la verdad apareció de manera mucho más brutal. Como una gran bofetada sin anestesia.

Comprar

Estábamos a comienzo de diciembre. Ya había pasado medio año desde mi examen preventivo de cáncer. Por un capricho del destino, justo me vino un malestar pasando cerca del consultorio donde me hicieron el examen de cáncer y, como sangraba fuerte, entré. El ginecólogo mayor de edad me miró con cara pálida y preguntó: “¿Dónde estaba usted? Intentamos ubicarla, pero no hemos logrado.” Le dije que nada, que mi número está activo. Mi diagnóstico tenía unas anotaciones con bolígrafo azul, que decían que habían intentado llamarme. Dos veces. ¿Entienden? Llamaron dos veces. Con un resultado P4, que demuestra cáncer cervical. En mayo. Estábamos en diciembre. Seis meses, y ellos llamaron dos veces. El médico me examinó por supuesto, pero solo me dijo que el caso ya está fuera de su ámbito.

Estaba sentada en la silla como un pez fuera del agua, abría la boca, pero no me salía sonido. “¿Y dónde voy?” pregunté, totalmente devastada y con mucho miedo.

Comprar

El profesor mayor me mandó a quien terminó siendo mi médico, que corría como loco en el hospital, después de verme y haber leído el diagnóstico de mayo. No podía creer, que el otro doctor había confundido el tumor – que ya tenía como seis centímetros, claramente visible – por herida cervical, no podía creer, que no pudieron comunicarse conmigo desde el consultorio, no podía creer, que jamás me hice un examen VPH, o por lo menos una segunda opinión médica. No podía creer la situación tal cual. Todas estas cosas me hubiesen podido salvar de la grave condición metastásica en la que estaba.

Hoy, en la misma entrevista televisiva, me preguntaba el reportero si perdoné los errores. Creo que esto no se puede perdonar. Solo lo acepté, y estoy contenta de haber tenido tanta suerte. Pero si todos estos errores que se han cometido al comienzo de mi enfermedad no hubiesen pasado, puede que ahora estuviera en un lugar muy diferente. Podría ser madre. U otra cosa, cualquier otra cosa. Por alguna razón, el cielo me mandó por este camino. Y yo seguiré recorriéndolo.

Y a ustedes les debo el resto de la historia.

Eva

Ya lo podemos hacer en casa

Afortunadamente, hoy día ya existe una solución mucho mejor que la citología convencional: por ejemplo, el Easy HPV Test de Neumann Labs, que se puede utilizar para determinar cómodamente y sin intervención médica si portamos o no algún virus. La compañía Neumann Labs, dedicada al diagnóstico del Virus del Papiloma Humano desde 1998, ha demostrado la efectividad de su procedimiento doméstico en un ensayo clínico que involucró a más de 6 mil mujeres.

La prueba citológica también puede arrojar un resultado falso negativo, puesto que filtra sólo el 70 por ciento de los cánceres invasivos y no incluye si el propietario de la muestra porta o no el virus VPH; es decir, si existe o no un riesgo para la aparición posterior de la enfermedad.

Por tanto, vale la pena hacer la prueba de VPH además de la prueba citológica.

Comprar

El uso del Easy HPV Test de Neumann Labs es muy fácil, rápido y no causa ninguna incomodidad, es bastante parecido a la aplicación de un tampón. La muestra tomada en casa se examina en condiciones profesionales en un laboratorio y es aplicable para la detección de la presencia de todos los virus de alto riesgo conocidos. En cuanto esté listo, máximo en el plazo de 28 días, podrá ver el resultado de la prueba en su cuenta privada en línea, protegida por una contraseña. En caso de una muestra positiva, es aconsejable consultar a un ginecólogo.

EASY HPV TEST – test para prevenir el cáncer del cuello uterino

 59,00  39,00









En la página web del Easy HPV Test, otras mujeres han contado abiertamente sus historias de recuperación, que puede leer haciendo clic aquí.

Easy HPV Test