“Estaba sentada en las escaleras sollozando. Pensé que iba a morirme”

Easy HPV Test

La madre de 37 años se quedó de piedra al escuchar la noticia cuando su médico le dijo que tenía cáncer de cuello uterino. Sandra perdió el cabello debido a la quimioterapia y la radioterapia, cayó en depresión y ya no quería luchar por su vida. Su hija de siete años le ayudaba a mantener la esperanza.

Sandra comenzó a sangrar una vez después de hacer el coito con su esposo. Se asustó, fue a su ginecólogo, quien tomó muestras de células vaginales y cervicales, le sometió a una prueba de PAP y, después de un resultado perturbador, vino la biopsia. Tres días después, el médico le llamó con el resultado de que tenía cáncer de cuello uterino.

“Recuerdo estar sentada en las escaleras, sollozando. Él me estaba hablando, pero yo sólo podía pensar que iba a morirme. Eso fue lo primero que me vino a la mente. También quería morirme. Aún más tarde, sólo lloraba y seguía preguntándole a Dios ¿por qué yo?”

La quimioterapia comenzó en septiembre de 2016; una vez a la semana, durante dos meses, pasaba seis horas en el tratamiento, y también recibió radioterapia todos los días durante seis semanas. Tres veces, incluso recibió dosis altas de radiación en tejidos cancerosos profundos. Perdió el cabello y se sentía agotada después de cada tratamiento, tanto mental como físicamente.

“Estaba deprimida, no quería hacer nada, no quería ir a ningún lugar, quería rendirme. No tenía fuerzas para nada. Solo mi hija de siete años mantuvo la esperanza en mí, el sentido de que por ella no debería rendirme y que tenía que recuperar mi voluntad de vivir. Por eso, le pedí a Dios que me diera fuerza para soportarlo todo, porque, de otra manera, no iba a poder hacerlo. Mi pequeña hija fue para mí la mayor fe, aunque ella no sabía que yo estaba enferma hasta que se me cayó todo el pelo.”

Sandra ahora está sana, trabaja desde hace un año, pudo regresar a su trabajo en 2018.

“Quiero que otras mujeres sepan también lo importante que es su salud y que, de todos modos, vayan a los exámenes preventivos regulares. ¡Tan pronto como perciban que algo está mal o no es normal, no esperen, sino busquen ayuda y consulten a un médico!”

Las investigaciones de los últimos años han demostrado que las pruebas de VPH son mucho más efectivas para detectar el cáncer de cuello uterino que los exámenes de frotis citológico tradicionales, porque identifican los virus en el organismo antes de que hayan causado alguna alteración.

Ya lo podemos hacer en casa

Afortunadamente, hoy día ya existe una solución mucho mejor que la citología convencional: por ejemplo, el Easy HPV Test de Neumann Labs, que se puede utilizar para determinar cómodamente y sin intervención médica si portamos o no algún virus. La compañía Neumann Labs, dedicada al diagnóstico del Virus del Papiloma Humano desde 1998, ha demostrado la efectividad de su procedimiento doméstico en un ensayo clínico que involucró a más de 6 mil mujeres.

La prueba citológica también puede arrojar un resultado falso negativo, puesto que filtra sólo el 70 por ciento de los cánceres invasivos y no incluye si el propietario de la muestra porta o no el virus VPH; es decir, si existe o no un riesgo para la aparición posterior de la enfermedad.

Por tanto, vale la pena hacer la prueba de VPH además de la prueba citológica.

El uso del Easy HPV Test de Neumann Labs es muy fácil, rápido y no causa ninguna incomodidad, es bastante parecido a la aplicación de un tampón. La muestra tomada en casa se examina en condiciones profesionales en un laboratorio y es aplicable para la detección de la presencia de todos los virus de alto riesgo conocidos. En cuanto esté listo, máximo en el plazo de 28 días, podrá ver el resultado de la prueba en su cuenta privada en línea, protegida por una contraseña. En caso de una muestra positiva, es aconsejable consultar a un ginecólogo.

*

En la página web del Easy HPV Test, otras mujeres han contado abiertamente sus historias de recuperación, que puede leer haciendo clic aquí.

Easy HPV Test